31
May
16

Los terroristas están muy seguros en Colombia, no necesitan ir a Venezuela: Salud Hernández

Mujer valiente, sin pelos en la lengua para cantar verdades, se las canta a quien sea y con toda razón por eso es tan admirada.

salud hernández.png

La periodista Salud Hernández-Mora explicó cómo fue que terminó secuestrada y desmintió las versiones de Juan Manuel Santos.

“A mí me secuestran: una retención es una cosa de un par de horas. Este fue un secuestro que se dio el sábado (de la semana pasada) al mediodía.

No entendí bien cuando me contaron que se discutía si era un secuestro, una desaparición forzada –cosa que me parece de locos decirlo–, que si era que estaba trabajando, pero entonces mandaron al Ejército… No entendí a qué venía tanto barullo”, dijo Salud en entrevista con El Tiempo.

Además denunció que debido a la tranquilidad con la que los terroristas se mueven en la zona donde fue secuestrada, no era necesario que la llevaran a Venezuela.

“En esa parte, en el Catatumbo eso nunca hubiera sucedido. Ellos están seguros en este lado, no veo para qué me hubieran llevado a Venezuela.

Si hubiera…

Ver la entrada original 16 palabras más

13
Ene
16

Cacho de luna

Apunta por el borde del balcón un cacho de luna. Aún no ha bajado la temperatura y los balcones vecinos están abiertos, los niños corren en los patios del  parqueadero siempre bulliciosos. No me hago preguntas sobre el mundo, hoy no tengo ese ánimo. Siento que llega un humo tenue de las quemas y todavía revientan  pólvora como si estuviéramos en diciembre. Se hace  el ambiente insoportable. Están fritando hígado en alguna parte, pero no se me habré el apetito. Cierto lo que dice Barba Jacob: “hay días en que somos… ” . La enfermedad abruma, como un círculo que se cierra y te  aprisiona. Nada que hacer. Pesan las hojas de los libros como una almadana, suena la música como aullidos de perros, los paisajes se vuelven monótonos y las cuatro paredes del cuarto son asfixiantes. Sólo me reconforta pensar que todos los días son distintos y mañana es otro día.

05
Nov
15

30 años del vil asesinato del Magistrado DARIO VELÁSQUEZ GAVIRIA por el M19

DARIOGente de Fredonia. Darío Velásquez Gaviria, Magistrado mártir de la toma guerrillera del M19, el nefasto 5 de noviembre de 1985, cuando en error histórico según lo consignó el antes subversivo y ahora  senador Antonio Navarro Wolf, masacraron a más de un centenar de personas entre ellas indemnes magistrados, funcionarios, empleados y ciudadanos que se encontraban en el Palacio de Justicia.

Ríos de tinta han corrido en estos treinta años tratando de encontrar  la verdad de lo sucedido. La más clara de todas: que los guerrilleros del M19 fueron los culpables de la toma del Palacio de Justicia y por consiguiente los victimarios. En los últimos años se que querido torcer verdad y centrar toda la discusión sobre la retoma del edificio y las consecuencias de ésta. Intereses ocultos y torcidos han querido lavar la culpa de los victimarios asaltando la buena fe de las nuevas generaciones que no conocieron los desmanes y atrocidades del M19, que iniciaron su cadena de crímenes con el asesinato del líder sindical José Raquel Mercado,  después de un vil y publicitado secuestro.

Los integrantes del M19 al desmovilizarse no pagaron por ninguno de sus crímenes. Se reintegraron a la vida civil, algunos a la academia, otros al servicio público,  en empleos y en corporaciones de elección popular. Algunos familiares de las víctimas recibieron indemnizaciones del Estado, pero la sociedad aún no ha quedado satisfecha porque, como lo dijimos antes, ni las autoridades judiciales, en este caso la Fiscalía y la Corte Suprema de Justicia se han pronunciado sobre los hechos nuevos, que han demostrado como se ha falseado la verdad afectando el honor de las Fuerzas Militares.

Colombia es y ha sido un Estado que se ha preciado en todos sus estamentos de actuar conforme a derecho. Cierto es que se conocen actuaciones de algunos servidores por fuera de la ley, cabe entonces que se aplique la misma de acuerdo a las responsabilidades individuales y se juzgue en conciencia. Pero no podemos seguir los colombianos víctimas de los medios de comunicación y sobre todo de columnistas que dan a conocer lo que para ellos es la “verdad” y no la realidad de los hechos que son tozudos y muestran al M19  como responsable únicos de esa barbarie.

In Memorian del Doctor Darío Velásquez Gaviria, los 30 años de su vil asesinato por el M19, Hijo ilustre de Fredonia, del que nada saben los jóvenes estudiantes del pueblo, sus profesores y aún sus autoridades locales. Paz en su tumba.

img172

23
Oct
15

Darío Velásquez Gaviria

Darío Velásquez Gaviria

Darío Velásquez Gaviria

Artículo publicado en la edición N° 189 de ÁMBITO JURÍDICO, que circuló del 7 al 20 de noviembre del 2005. 

“Siempre mezcló su rigor y disciplina en el trabajo, con su gran sencillez y discreción. Nunca quiso sobresalir, tener notoriedad pública ni aparentar erudición”

Por Carlos Andrés Guevara Correa

“Estoy feliz, porque soy el sustanciador mejor pagado del país”, le respondió Darío Velásquez Gaviria al ex magistrado Carlos Gálvez Argote, cuando este le preguntó cómo se sentía en su nuevo cargo, pocos meses después de haber sido nombrado magistrado de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, en 1980.

Esa respuesta a quien fuera su alumno en la especialización de Derecho Penal de la Universidad Nacional resume la sencillez, el amor y la dedicación con que Velásquez asumía su trabajo en la corte.

Este ex seminarista, jugador de baloncesto en su juventud, hincha del Nacional y amante de las caminatas y de la naturaleza, nació en Fredonia, Antioquia, el 11 de julio de 1927. En el seno familiar, aprendió la humanidad, la sencillez y la discreción, valores que aplicaría a lo largo de su vida.

Velásquez fue también un hombre profundamente religioso, que cada mañana, antes de comenzar la jornada laboral, entraba brevemente, con su largo abrigo negro, a la Catedral Primada de Bogotá o a la Iglesia de San Francisco.

En 1964, se casó con la pintora Aydée Cruz, con quien tuvo tres hijos: Juan Darío, José Ignacio y Ana Cristina.  Juan Darío, el mayor de ellos, recuerda a su padre como alguien que les dejó a él y a sus hermanos los mejores recuerdos, una educación ejemplar y un firme “legado de principios”.  Reconoce que por las largas jornadas laborales que su padre tenía, no había mucho tiempo para dedicarle a la familia. Sin embargo, la poca cantidad se compensaba de sobra “con la calidad de los momentos que empleaba con nosotros”.

Quienes conocieron a Darío Velásquez veían en él a una persona a la que le dolía ver a la gente en dificultades. Como magistrado, “le preocupaba profundamente decidir sobre la suerte de alguien”, comenta Ana Cristina, su hija menor. Aunque no conserva muchos recuerdos de su padre, sí tiene grabado en su memoria que era alguien “muy dedicado, detallista y trabajador”.

Después de graduarse con altos honores de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Velásquez fue elegido Concejal de esta ciudad, por el Partido Conservador. Luego fue nombrado Personero Municipal. Más tarde, fue elegido Diputado por el Departamento de Antioquia. Su último cargo en la política fue el de Secretario de Hacienda de la Gobernación. Tal vez, de su experiencia en el manejo de los dineros públicos, surgió la que fue para él una de sus especialidades en el campo del Derecho Penal: los delitos contra la Administración Pública.

En este campo, Velásquez se destacó especialmente por sus ponencias sobre delitos como la concusión, el cohecho y, especialmente, el ‘peculado técnico’.

Un catedrático entregado a su labor

Después de ser profesor y Decano de la Facultad de Derecho de su alma máter, Velásquez asumió las cátedras de Derecho Penal de la Universidad Externado de Colombia y de delitos contra la vida y la integridad personal y contra el patrimonio económico de la Especialización en Derecho Penal de la Universidad Nacional.

Como catedrático, sus alumnos lo describen como alguien serio, pero a la vez simpático, que lograba borrar desde el primer momento las distancias normales que hay entre un alumno y su profesor.

El ex magistrado de la Sala Penal de la Corte Suprema Carlos Gálvez Argote, que lo conoció en la especialización que dictaba en la Nacional, cuenta que sus clases carecían por completo de improvisación. “Era muy riguroso y metódico en cada una de sus exposiciones”.

Velásquez llegaba cada mañana a dictar clase, con un maletín que ponía sobre el escritorio y del que sacaba y organizaba los papeles necesarios para ejercer su actividad de profesor. Dictaba casi siempre de pie y su dominio de la materia era ejemplar.

El esquema de sus clases siempre tenía el mismo rigor: en primer lugar, exponía la razón de ser de cada tema; luego, abordaba sus antecedentes legislativos; posteriormente, trataba la materia en concreto y, por último, hacía una exposición de Derecho Comparado sobre el tema visto.

“El doctor Velásquez ponía al servicio de la cátedra su función de magistrado de la corte, ya que nos suministraba la jurisprudencia más reciente sobre los temas tratados en clase”, recuerda Gálvez Argote.

Los exámenes cumplían una función más que de castigo, de enseñanza, y a las preguntas que en principio podrían parecer impertinentes, Velásquez les daba la vuelta y las convertía en trascendentes.

En definitiva, lograba que el estudiante le tomara cariño a la materia y entendiera que la asistencia a clase no era una simple formalidad, sino la mejor oportunidad para adquirir conocimiento.

Padre de la instrucción criminal

En 1970, se creó la Dirección Nacional de Instrucción Criminal, institución en la que Velásquez fue elegido como primer director. Ejerció el cargo hasta 1980, año en que fue nombrado magistrado de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia.

Durante el ejercicio como director de la recién creada entidad, Velásquez integró las comisiones redactoras del proyecto de Código Penal, en 1974 y 1978. En la del 74, se destacó su ponencia sobre el hecho punible: planteó excluir de las causales de inculpabilidad las acciones que carecen de un contenido final. Su tesis, que seguía la concepción finalista, fue derrotada en ese entonces, pero es la que está presente en el actual Código Penal.

Velásquez también presentó para su discusión los artículos referentes a los delitos de estafa, apropiación indebida, usura y otras defraudaciones. Su ponencia buscó simplificar la tipicidad de cada uno de estos delitos y darles un orden lógico.

El primero en llegar

Antes de las 7:00 a.m., Velásquez ya estaba en su oficina de magistrado, en el Palacio de Justicia, donde ejerció por casi seis años. Allí, la dedicación y la disciplina acompañaron su trabajo, de principio a fin.

Sus extensas ponencias, en el que sería su último oficio, se caracterizaban por una argumentación sólida y una disquisición probatoria impecable. “Era un virtuoso en el manejo del análisis probatorio”, recuerda Jaime Córdoba Triviño, actual magistrado de la Corte Constitucional y auxiliar de Velásquez en sus primeros años como magistrado.

Sus análisis eran minuciosos y no dejaba al azar ningún detalle, por más insignificante que pudiera parecer. Toda la argumentación soporte de sus providencias se fundamentaba en la lógica, de la cual era fiel devoto. Para Córdoba, difícilmente puede encontrarse una persona que asuma sus responsabilidades con tanta dedicación.

Siempre mezcló su rigor y disciplina en el trabajo, con su gran sencillez y discreción. Nunca quiso sobresalir, tener notoriedad pública ni aparentar erudición. Como magistrado, siempre prefirió ser un sustanciador más, aunque con una remuneración un poco más alta.

15
Oct
15

LOS VERDADEROS ENEMIGOS DE LA PAZ

img172Origen: LOS VERDADERCCOS ENEMIGOS DE LA PAZ

06
Oct
15

Inconformidad

Los colombianos estamos indignados. El gobierno de Santos juega con nuestras expectativas de una paz duradera, firmando a la topa tolondra documentos redactados a medias. Después de esta  torpeza utiliza todos los medios a su alcance para desviar la atención  valiéndose del Fiscal General,  quien ni corto ni perezoso, aprovecha la coyuntura y ordena que se investigue en la Corte Suprema de Justicia al Doctor Álvaro  Uribe Vélez , por hechos sucedidos en la época en la que se desempeñó como gobernador de Antioquia. De esta noticia, y gracias a la “mermelada” que se ha repartido en la gran prensa, los medios hacen eco para a que el electorado el próximo 25 de octubre defina su voto por los candidatos afines  a  Santos.

Guau Guau, ladramos contra lo que se cocina en la Habana, Santos no convence ni convencerá. El peor gobierno en la historia de Colombia, Se siente en la calle donde la inseguridad nos limito nuestra libertad de movimientos por temor al delincuente y a los terroristas que andan como lobos solitarios o células durmientes mientras sale adelante o fracasa el proceso de paz. Mal gobierno que nos ha llevado a una devaluación de que más del 60% y un encarecimiento de la canasta familiar mayor al 5%, Mal gobierno que no hace nada por la salud, como se ve cada día en cada centro de atención colapsada por la demanda. Mal gobierno que ha dejado que las bandas criminales que manejan la minería ilegal hayan acabado con el medio ambiente. Mal gobierno que toleró que Bogotá se sumiera en un caos por no contradecir a Petro su socio en la tramoya de una paz falsa. Mal gobierno que dejó que lo superara la crisis en la frontera por no contradecir a su garante de paz en los diálogos de la Habana. Mal gobierno que ha tratado a la oposición como sus enemigos personales y no como contradictores políticos, tomando la justicia como medio para acallarla. Es tanta la rabia, no la ira, porque a los opositores los trató de perros, que Colombia entera ladra porque se acabe pronto el gobierno de quien ha traicionado la voluntad de un pueblo que siempre ha querido vivir en paz, gobernado por personas nobles y altruistas  y no por quien ha puesto su interés personal en un premio Nobel. Los colombianos  nunca jamás aceptaremos ser llevados como ovejas mansas al matadero y siempre estaremos prontos a exigir respeto por la verdad, la libertad y la justicia.

08
Jun
15

América Latina declara la guerra a la violencia de género

América Latina declara la guerra a la violencia de género.




Tweets

Flickr Photos

Más fotos

Categorías

septiembre 2016
D L M X J V S
« May    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930