Con los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, celebrada el 25 de mayo, el proceso de paz de Colombia con las FARC se encuentra ahora en el limbo. El candidato de la derecha, Óscar Iván Zuluaga  (en la foto), que se opone a las actuales negociaciones, obtuvo la mayoría de los votos, superando el actual presidente Juan Manuel Santos, que puso en marcha las conversaciones con los rebeldes hace 19 meses. Dado que ni el candidato obtuvo más de la mitad de los votos, una segunda vuelta se celebrará el 15 de junio.

Las FARC y los negociadores del gobierno hasta el momento han llegado a un acuerdo sobre tres de los cinco puntos de negociación. Sr. Santos ha dicho que necesita otros cuatro años para ver las conversaciones de paz a través y para conducir al país a través de un período posterior al conflicto. Señor Zuluaga ha dicho que, de ser elegido, sería condicionar la continuación de las negociaciones, incluida la petición a las FARC cesar toda actividad criminal. Negociadores de las FARC en La Habana, donde se están celebrando conversaciones, están, sin duda, reflexionando si aceptarían las condiciones para la continuación de las conversaciones o romper a retirarse por completo.

Señor Zuluaga ganó 29,26% de los votos contra el 25,6% para el señor Santos. Los votos restantes se dividieron entre el candidato del Partido Conservador, Marta Lucía Ramírez, con el 15,5%; Clara López, del izquierdista partido Polo Democrático, con el 15,2%; y un ex alcalde de  Bogotá , Enrique Peñalosa, con el 8,3%. Una abstención del 60% refleja la apatía con las elecciones, así como disgusto y frustración con una carrera que, en las últimas semanas, se vio empañada por las acusaciones de dinero sucio y el espionaje en las campañas de los dos candidatos más votados.

Sr. Santos dijo que tomó los resultados de la votación como un mensaje de que su gobierno no ha explicado los beneficios del acuerdo de paz que ha estado negociando.Incluso un anuncio de última hora que se había llegado a un acuerdo sobre el espinoso asunto del tráfico de drogas no logró impulsar el señor Santos en la elección. Sin embargo, el Sr. Santos dijo que continuará para centrar su campaña en la posibilidad de poner fin a medio siglo del país de los conflictos. “En tres semanas [los colombianos] elegirá entre los que quieren poner fin a la guerra y los que quieren una guerra sin fin”, el Sr. Santos dijo que anima seguidores en su cuartel general de campaña.

Pero la postura de línea dura del señor Zuluaga parece haber resonado más con muchos votantes. En su discurso de victoria, dijo que la elección fue en cambio “si queremos seguir con un país que es más insegura todos los días, o si podemos construir un país con más seguridad como si estuviéramos en 2002-2010”, en alusión a los dos presidencial términos de su mentor político, Álvaro Uribe . “Vamos a recoger las banderas”, dijo en un mensaje dirigido al Sr. Uribe, que asumirá un escaño en el Senado en julio.

Señor Zuluaga dijo que él también quería la paz para Colombia “, pero una paz que sólo beneficiaría a los habitantes de Colombia:”. No podemos permitir que las FARC para tratar de ordenar el país desde La Habana “Las encuestas de opinión publicadas antes de la votación del domingo mostraron que si el señor Zuluaga y el Sr. Santos fueron a la segunda vuelta, el señor Zuluaga ganaría con el 45% contra el 35% para el señor Santos.

Pero ya sea que la proyección entre los dos candidatos más votados se confirma en la segunda ronda dependerá del apoyo de los tres últimos. Suponiendo que los votos de la Sra. Ramírez a la derecha se adjudican al señor Zuluaga y los de la Sra. López de la izquierda al señor Santos, con el apoyo del Sr. Peñalosa, quien recibió el menor número de votos, puede, paradójicamente, resulta crucial.

(Crédito foto: AFP)